La Importancia del Papanicolua

El papanicolau es un examen que detecta el cáncer cervical y del que depende la cura de este mal.

Todas las mujeres que tienen una vida sexual activa deben hacerse este examen, al menos una vez al año. Tan importante es el resultado de la prueba, que puede detectar signos peligrosos antes de que se haya contraído el cáncer.

Cuando el papanicolau detecta anormalidades o incluso la enfermedad en sus primeros estadios, la cura es casi un hecho, pues todavía el daño es reversible. Es por eso, que es importantísimo estar en un control constante con un (a) ginecólogo (a).

El cáncer cervical puede ser mortal si no se trata a tiempo y la única manera de determinar la presencia de esta devastadora enfermedad, sus síntomas o señales de algún riesgo es a través de la prueba del papanicolau. En sí, este examen le muestra a nuestro médico cambios anormales en las células o tejidos de toda la zona cervical, por lo que se pueden tomar a tiempo las medidas necesarias.

Lo mejor es que este examen proporciona la posibilidad de detectar con tiempo la tendencia a contraer el mal antes de que varios indicios se conviertan en la enfermedad propiamente.

El problema básico es que las mujeres evitan por todos los medios ir al ginecólogo y con mayor razón el examen. En general es que no están concientes del riesgo al que se enfrentan, ni de lo útil que puede ser una pequeña prueba en la prevención de una enfermedad mortal como lo es el cáncer cervical.

Las estadísticas sobre esto son alarmantes y nos muestran la envergadura del problema, así como la importancia del papanicolau. El 80% de las mujeres que mueren de cáncer cervical, nunca se habían hecho la prueba. Es decir que de cada cinco mujeres, cuatro mueren de esta enfermedad por no haberse sometido al examen, el cual hubiera evitado no sólo la muerte, sino incluso la enfermedad en sí.

Es necesario hacer conciencia sobre la necesidad de examinarse mediante esta prueba, que no es dolorosa, rápida y economica.

El cáncer cervical no sólo puede ser curado sino que también se puede prevenir. Por qué estar expuestas al peligro de contraer esta enfermedad o incluso a la muerte, si hay un examen que nos puede salvar. El papanicolau es fundamental para la salud femenina, no seas una estadística más y decídete a cuidarte. Tu bienestar está en tus manos.

La citología vaginal también llamada Papanicolau, es muy reveladora. Se practica durante el examen pélvico, y resulta un poco incómodo. Con una espátula de madera, un cepillo o una esponja de algodón, el médico raspa suavemente la superficie del cervix para recoger células, y también toma muestras de dentro del canal cervical insertando una torunda de algodón (ver gráfico). Las células son enviadas al laboratorio para un análisis microscópico.

Un resultado negativo significa que su cervix es normal. Un resultado positivo significa que aparecen células anormales. Este resultado positivo no prueba que haya cáncer, ni siquiera displasia, pero usualmente significa que deben hacerle un reconocimiento intenso como una colposcopía o una biopsia.